Blog

Encuentro Final LIFE Followers en las Marismas del Odiel (Proyecto Sterna)

No hay comentarios

Por Adriana Arnal (Follower en Valencia)

Calzados con botas de agua y vadeadores atravesamos las marismas. Andábamos sobre una costra de sal cristalizada y la sensación era como caminar por un planeta (tal y como yo lo imagino). El atardecer lo teñía todo mientras colocábamos las redes, extendiéndolas en la altura con la caída del Sol como telón de fondo.

Nos encontrábamos en las Marismas del Odiel, Huelva,

y nuestro propósito: anillar aves larolimícolas durante la noche.

Durante el 18 y el 19 de agosto pudimos participar y disfrutar del anillamiento de aves larolimícolas que iba a desarrollarse allí durante toda la semana en este paraje tan increíble.

Este anillamiento es de gran importancia ya que permite recabar información sobre el estado de estas especies y de sus poblaciones, conocer las rutas migratorias, así como si sus lugares de invernada y reproducción son óptimos en términos de alimentación u otros, en definitiva, obtener datos para la conservación y mejora del conocimiento de las poblaciones de gaviotas, charranes y limícolas que utilizan nuestros espacios Red Natura 2000 como paradas técnicas en sus migraciones de miles de kilómetros.

Nosotros habíamos llegado a Huelva con varios propósitos; ayudar en esta actividad, aprender todo lo posible, y relacionarnos tanto coordinadores como voluntarios participantes del proyecto LIFE Followers procedentes de distintas partes de España (e incluso de Europa).

La realidad es que se cumplieron todos.

El anillamiento consistía en una serie de rondas en las cuales se capturaban aves y se recogían para su posterior toma de datos y colocación de la anilla. En una de las rondas de la segunda noche llegamos a sacar 70 aves de diversas especies: archibebe común, correlimoszarapitín, vuelvepiedras, aguja colinegra y colipinta, distintas especies de charranes, gaviotas…

Luego, llegábamos al lugar de trabajo y en una cadena humana bien organizada se tomaban las medidas necesarias y se anillaban los individuos. Posteriormente se liberaban.

Era emocionante ver tanta actividad, un grupo de personas colaborando para conseguir el objetivo en una hora y poder volver a revisar la red. Manos cuidadosas sosteniendo plumas, patas y picos. Después volvíamos a calzarnos las botas y atravesar el agua bajo las estrellas.

Pero también había tiempo para conocernos, para hablar de cómo habíamos llegado allí y qué tal había sido nuestra experiencia en el proyecto.

Todo esto hizo de la experiencia algo enriquecedor tanto profesional como personalmente.

Es importante poner en valor este tipo de actividades, que conllevan esfuerzo y dedicación y nos aportan información de utilidad para la gestión de nuestros espacios y la conservación de las especies.

Pero también es importante agradecer, por haber compartido esta experiencia con nosotros a Carlos Molina, coordinador del voluntariado en Doñana, y a todas las personas que forman parte de esto.

#FollowNature 

Nuestros Instagram: Followers Madrid; Followers Valencia; Followers Doñana; Followers Delta del Ebro.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Followers y Ciencia Ciudadana
Menú